martes, 23 de febrero de 2010

DESNUDANDO MIS SENTIMIENTOS...


Ya he dicho en otras ocasiones que mis sentimientos y mis estados de ánimo son como una montaña rusa, un día mi estado de ánimo sube y al momento ya ha vuelto a bajar la montaña rusa y me hundo yo solo, lo mismo un día soy el tío más alegre y optimista del mundo y al día siguiente me siento triste y soy el hombre más pesimista que te puedas echar a la cara.

El domingo me levanté triste, no podría decir exactamente por qué, la única verdad es que me sentía triste, pero no le quise dar mucha importancia, seguramente se debería a la extraña desazón que acompaña a todos los domingos, en este caso acrecentada, pensaba yo, por este tiempo que hace que nos envuelvan días lluviosos y desapacibles y también por el cansancio debido a la falta de sueño.

La sensación de tristeza se mantuvo durante todo el día pero…seguramente un sueño reparador acabaría con ella!!!

Sin embargo, iluso de mí, el lunes también fue un día en el que me sentí triste…mi cabeza no paraba de dar vueltas mientras que trabajaba en la soledad de una sala estéril, tan estéril como los motivos que podrían ser los causantes de este estado.

Después de pensar y pensar, nada se aclaró en mi cabeza….

Sinceramente creo que soy una persona con estos vaivenes, y además me gusta pensar que le pasa en mayor o menor medida a todo el mundo.

Pienso que muchas veces estos cambios en mi se deben a problemas de falta de autoestima, creo que debería empezar a quererme más a mi mismo como paso previo necesario para que la gente me quiera más, no pensar más de la cuenta en lo que los demás puedan opinar de mi, dejar a un lado los complejos, que si que los tengo, estar contento conmigo mismo, gustarme y sentir que puedo gustar al resto de la gente, abandonar frases que muchas veces se repiten en mi cabeza del tipo…”en fin, cómo se va a fijar en mi esa chica que tanto me gusta si no tengo los ojos azules, tengo tripita, y no soy nada del otro mundo…”

En fin, muchas veces me pregunto porque cuando nos miramos al espejo solo nos fijamos en los complejos externos y no somos capaces de ver lo bueno que tenemos en nosotros mismos…

Creo que todo esto, que yo ya sabía de hace tiempo y con lo que convivía en silencio, encierra otros miedos de fondo, como el miedo a la soledad, tengo miedo a acabar solo, sin mi familia, sin el cariño de mis amigos, tengo miedo a no encontrar a una persona con la que construir un proyecto de vida, el deseado o no, el esperado o no, y compartir mi vida, he llegado a la conclusión de que no tengo miedo a la muerte, sino que a lo que tengo miedo es a morir solo, sin nadie a mi alrededor, sin mis amigos, sin mis libros.

Siempre he pensado que sería el hombre más feliz si cuando muera puedo contar el número de mis amigos con los dedos de una mano, eso significará que mi vida ha valido la pena.

También me di cuenta este fin de semana que a lo mejor no soy tan independiente o tan fuerte como pensaba o como quiero dejar ver, y eso me hizo meditar…creo que si soy independiente pero seguramente no tanto como me quiero hacer creer, que soy fuerte pero que necesito sin embargo sentir el cariño de la gente que me quiere tanto como una flor necesita el agua para seguir viviendo…

Prometí hace mucho no escribir sobre mis sentimientos más profundos pero aquí estoy, desnudándome en este espacio, dejando salir al otro yo que muchas veces me niego a liberar o que se niega a dar a conocer, no me da rubor confesar lo que siento, describir mis miedos.

Muchos de vosotros ya me conocéis y sabéis como soy, puedo parecer un rottweiler grande, fuerte, agresivo, seguro de si mismo. Pero en el fondo no soy más que un chucho corriente, inseguro, que tiembla porque tiene miedo y que esconde el rabo entre las piernas buscando el cariño de la gente que le rodea…

Pero que quede claro, nunca quise ser un rottweiler, prefiero ser un chucho corriente…

En fin, en días oscuros como estos no es difícil estar triste…

¿Saldrá mañana el sol?

8 comentarios:

Rocío dijo...

Cukin!!!!!

Siempre sale el sol!! Todos tenemos miedos y días como los que hablas, pero estoy segura que conseguiras tus sueños.

Tendrás esa pareja que camine a tu lado, con las alegrias y las penas y desde luego y sin nínguna duda, yo caminaré a tu lado.

Cuando seamos viejitos, echaremos la vista atrás y recordaremos con cariño toda una vida caminando juntos, nunca te saques eso de la cabeza, siempre estaré a tu lado.

Yo seré uno de los dedos de tu mano.

¡Y arriba ese ánimo!... quizá mañana salga el sol.

Te quiero guapo

Anónimo dijo...

Si fueras Rottweiler no tendrías por aquí tanta gente que te quiere...

Maria dijo...

Hola Santy!! sabes,a mi este fin de semana también me ha albergado un sentimiento de gran tristeza y tampoco sé muy bien por qué... son muchas cosas las que rondan en mi cabeza y no consigo ponerle orden. sabes, yo creo que nunca estamos contentos con lo que tenemos, yo me considero afortunada por tener una familia genial,una pareja que me adora, un trabajo fijo y una hipoteca que gracias a Dios puedo pagar, y aun así, en determinados momentos parece que estoy buscando otras cosas, otros mundos que me aporten no sé qué... en fin, que la vida es así, momentos mejores y otros peores, pero lo bueno de todo es poder contar con alguien con quien compartir todo esto y que haga que el peso de la tristeza sea menor. A mi me alivia un montón en esos momentos un abrazo amigo, un abrazo de esos largos que casi duelen. desde aquí te mando uno, espero puedas sentirlo...

Ana dijo...

Es bueno sacar los sentimientos fuera, así que puedes hacerlo siempre que quieras, en este espacio, o ya sabes, siempre que quieras tienes mis oidos a tu disposición(no se me da mal escuchar ¿no te parece?).

El sentimiento de soledad, no me suena extraño. Yo también tengo miedo a la soledad.

Pero estoy convendida de que a los "solitarios" (somos más de los que creemos) nos espera algo especial, la espera tiene que recompensarse ¿no crees?, y esa chica que añoras llegará, y dará igual que no tengas los ojos azules, o que tengas tripita... ella se enamorará de ti, con todas tus imperfecciones. Nadie es perfecto, de eso estoy convencida. Pero también lo estoy de que cada persona es especial. Tú eres especial. Así que ya sabes... ¡quierete más!

Hacen falta días grises... para que el sol luzca con más fuerza el resto de los días.

¡Un beso! :-)

RA dijo...

Yo lo veo negro.....pues yo lo veo blanco.... que no hombre esta gris nubladillo, es obvio!! te acuerdas?? jeje pues eso hay días y días pero al final va saliendo el sol aunque sea con pequeños rayos como cuando acaba termina de llover...

Esther dijo...

Me parece que alguien se levantó esta mañana con necesidad de una ración de mimitos eh??
¡guapo,cañón,tiarrón,macizorro!!
y qué si no tienes los ojos azules o tienes barriguita..ni que fueses más feo que picio...y lo más importante eres alegre,divertido,entrañable,sincero, entregado y super especial, de las personas más especiales que he conocido nunca.
Me parece que esta lluvia que no para te está afectando un poquillo, a mi me pasa que necesito también el sol para sobrevivir, aunque ahora mi pequeñina es el solete que mueve mi vida.
En fín Santichu, que vales muchísimo, de verdad, no te vengas abajo y siempre a nadar hacia arriba, tú haz lo que yo, te miras al espejo y dices "porque yo lo valgo".
Además nos vas a enterrar a todos que todavía te recuerdo diciendo " yo con ciento y pico años cuando venga la muerte a buscarme, no jodas, me agarro a la pata de la cama".
Espero ser una amiga de esas que ocupen un dedo de tu mano como lo eres tú de la mía.
Vamos que te quiero guapetón!!que no te vea yo triste eh...besos solete.

Esther dijo...

Por cierto, yo cuando tengo algún día de bajoncillo me pongo morada a chocolate, es el mejor antidepresivo que hay. He descubierto en mi barrio unas palmeras de chocolate como las de Eulogio, mmmmm....a ver si nos vemos y te llevo una.

Santy dijo...

muchas gracias a tod@s!!!!!