miércoles, 12 de enero de 2011

SOBRE LA PASIÓN...

Un hermoso texto acerca de la pasión ilumina hoy este espacio, un texto que me encantó desde el primer momento que lo ví, un texto que dice muchas verdades y con el que estoy totalmente de acuerdo, un texto que podría haber escrito yo mismo y expresaría perfectamente los sentimientos que encierra este corazoncito solitario que está dispuesto a entregarse.

Espero que os guste......


"Quiero amor. Que me quieran, que me lancen contra una pared y me besen hasta que yo pida tregua, pero que después me acaricien el pelo con amor, sexo sin amor o cariño nunca quise ni lo quiero, no estoy tan desesperada como para pedir caridad"

En el fondo me conocéis muy poco, en esto más bien nada. Qué sabréis vosotros sobre la pasión. Yo sí y como lo sé, reservo las fuerzas para cuando encuentre a alguien que merezca la pena. Si pensáis que mi máxima aspiración en una cama es lanzar cuatro estúpidos gritos durante media hora es que no sabéis nada de mí ni del sexo. Lo de la pared es el comienzo: la pasión requiere sangre, sudor y hasta lágrimas. Gritos, jadeos que te salen del alma escondida en un lugar tan profundo que al llegar a la boca suenan a lamentos.

Es una batalla permanente. Es pasear la punta de la lengua por otro cuerpo con una fuerza y una suavidad que provocan el suspiro; es desear que te den la boca y te la quiten y suplicar que te la vuelvan a dar; es querer que te aten las manos y otras manos te acaricien con lentitud hasta que grites pidiendo que te calmen con un beso y otro más y otro más profundo; es mirar los ojos de quien provoca esos sentimientos y notar una descarga que recorre tu espalda y llega a la boca desde la nuca, y te llena la boca de saliva y los labios se hacen grandes y lo único que calma todo eso es la mano, la boca, el otro cuerpo.

Es ver un caramelo y desear ponerlo entre los labios y comerlo boca a boca, y querer meterlo en cada oquedad del cuerpo junto con tu lengua y sentir que tu alma está más cerca del cielo que nunca. Eso es la pasión. Pero sin el deseo de quedarse dormido junto a quien te hace sentir todo eso, de dormir cada noche, de despertar cada día con esa mano enganchada en tu cintura y de que esa boca te bese mañana, sin eso, sin ese deseo que es el auténtico, el de verdad, no hay pasión, solo carne contra carne y ansia fácil, solo respuestas a estímulos mecánicos perfectamente orquestados en el cuerpo.Así que no tenéis ni idea de lo que es la pasión, no la tenéis ninguno de vosotros.

Susana Pérez Alonso

5 comentarios:

Esther dijo...

Efectivamente la pasión y el deseo van unidos de la mano, pero solo el verdadero amor hace que quieras que esa persona que electriza cada poro de tu cuerpo se quede en tu cama y no la abandone.
Se contradice un poco no? Al principio dice que no busca sexo sin amor, pero termina diciendo que solo la verdadera pasión se consigue con aquella persona que abandona tu cama.
Si todos pensasemos así nunca tendriamos pareja, ni familia ni na de na.
Feliz miercoles.

Esther dijo...

Vale, acabo de leerlo otra vez y lo comprendí al reves.
Estoy completamente deacuerdo con la autora. Me encantó

Barbi Justiciera dijo...

Pues muchas gracias :
Susana

Santy dijo...

me alegro esther que lo entendieras.......es un texto precioso!!!!

o al menos a mi me lo parece....

un besico

Santy dijo...

Hola Susana!!!!

gracias a ti por pasarte por este espacio....es un honor para mi que la autora del texto que iluminó este espacio en el día de ayer me escriba un comentario...

Por cierto, quería darte la enhorabuena por tu última novela, MELANIA JACOBY, me gustó mucho. Asi que de paso desde este espacio recomiendo que leais la novela de Susana Pérez Alonso, os va a encantar...

un saludo muy fuerte Susana!!!!